La nueva ley de Seguridad

La nueva ley de Seguridad da más competencias a los vigilantes que tendrán tratamiento de agentes de la ley.

El Gobierno apuesta por la seguridad privada, dice que la Policía no tiene los medios suficientes y debe de reforzar con vigilantes.

La Policía pierde unos 2.000 agentes al año por jubilación pero sólo se convocan 140 plazas nuevas para 2013. En España hay más vigilantes de seguridad que Policías y Guardias Civiles juntos.

El Gobierno pretende suplir esta carencia con la nueva ley de seguridad privada. Manuel Dávila, abogado del Sindicato Independiente de Vigilantes, reconoce que con ella se amplían competencias en cosas que antes hacía la policía, “como por ejemplo la vigilancia en centros penitenciarios”.

La policía lo tiene claro. José María Benito, portavoz del Sindicato Unificado de Policía (SUP), defiende que “es una mala ley, lo que hace el Gobierno es apostar por la privada en detrimento de la seguridad pública.”

La nueva ley también propone que calles comerciales peatonales como la calle Preciados de Madrid pueda ser controlada por vigilantes de seguridad y no por policías como se venía haciendo hasta ahora.

El anteproyecto de ley propone estrechar el cerco de colaboración entre ambos. “Nuestra labor es prevenir, al final tenemos que llamar a la policía”, dice el vigilante de seguridad Ricardo Valverde. Aunque el SUP no lo ve así: “Nos obliga a trabajar a nosotros para ellos”.

Con esta nueva ley, España perderá 20.000 agentes de seguridad públicos en los próximos cinco años.

 

Desde  nuestra academia os animamos a que esta parte importante de FFCCSS que se va a perder  en España en estos próximos años, se vea reforzada  por la presencia de Seguridad Privada, pero una Seguridad privada de calidad, ¿como conseguirán los futuros vigilantes de seguridad llegar a profesionalizar el sector con las pocas horas de formación que se imparten hoy para poder acceder a  ser Vigilantes de Seguridad?

Nosotros lo tenemos muy claro, dando formación de calidad, reforzando esas enseñanzas a los principiantes con nuevos cursos, aprender a desenvolverse en la vida real, con puestos de responsabilidad, prácticas reales, enseñarles como es en realidad la profesión de Vigilante de Seguridad, el día a día, dar a  la Sociedad  lo que espera, y  estar orgulloso de pertenecer a la S.privada.

Ser responsables, prudentes, aplicar el sentido común y ampliar sus conocimientos en temas de seguridad, tanto pública como privada.

Conocimientos de Jurídica, Tecnicoprofesional, Socioprofesional, y toda la parte de Instrumental, como formación básica, cursos de especialización como parte específica y de formación especializada, pero yo os propongo una formación aún más profunda, dar estos cursos pero con la rigurosidad que cada espacio donde prestamos servicio se merece: Centros comerciales, aplicando técnicas de atención al público, en C. de Internamiento saber además del reglamento de c. penitenciarios  como viven, que necesidades tienen y profundizar en temas  sanitarios, delincuencia organizada, etc..de los problemas reales que sufren los presos.

Sólo conociendo con profundidad el sector donde cada vigilante  va a llevar a cabo su labor  superaremos todos los obstáculos  y nos quitaremos esa “mala fama” de no saber exactamente para que sirve el Vigilante de Seguridad.

Hay que formarse continuamente, dar ejemplo de superación, empatizar con los clientes, y con los clientes de nuestros clientes, y que ese ejemplo sea el  trabajo   hecho por un vigilante…

ESTUDIAR PARA FORMARSE, TRABAJAR  Y CONECTAR CON LAS NUEVAS TECNOLOGÍAS.

ES LA CLAVE DE NUESTRO FUTURO.